Mes: agosto 2018

Recent Posts

¿Desencadenará el agua el próximo gran conflicto bélico internacional?

Expertos de diversos países coinciden al afirmar que el desencadenante del próximo gran conflicto bélico mundial será la escasez de agua. Más de 700 millones de personas, en 43 países, sufren hoy las consecuencias de la escasez de agua. Pero esa cifra podría superar los 3.000 millones para el 2025, es decir, a la vuelta de la esquina. Las razones de este vertiginoso aumento podemos encontrarlas en el cambio climático y el aumento de la población mundial.

Estas proyecciones fueron ratificadas por el informe “Agua para todos, agua para la vida”, presentado por Naciones Unidas a partir del trabajo sobre Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo. Del documento se desprenden datos nada alentadores, pues de acuerdo a sus estimaciones, para el 2050, siete mil millones de personas padecerán escasez de agua en cerca de 60 países.

En el informe aclaran que el origen de la crisis no debe buscarse en la naturaleza, sino que más bien es producto de una deficiente gestión de los recursos hídricos.

Subraya, asímismo, que sólo el 2,53% del total de agua del planeta es dulce y cerca de dos tercios de esta se encuentran en glaciares y al abrigo de nieves perpetuas. Pero lo más grave es que buena parte de los recursos de agua dulce están sometidos a graves procesos de contaminación. Diariamente se vierten unos dos millones de toneladas de desechos en aguas receptoras, tanto vertidos humanos, como residuos industriales, químicos, y desechos agrícolas.

Las poblaciones más pobres son las más afectadas y se estima que el 50% de la población de los países en vías de desarrollo, sólo tiene acceso a fuentes de agua contaminadas.

Por otra parte, el cambio climático podría ser el responsable del incremento en un 20% de la escasez del agua potable.

Las implicaciones sanitarias son evidentes, pero hay quienes auguran, además, un futuro conflicto armado, derivado de la desigual distibución de los recursos hídricos.  De hecho, las tensiones ya han aumentado en diversas partes del mundo. En Egipto, por ejemplo, miran con recelo la decisión de Etiopía de construir una gran central hidroeléctrica en el Nilo. Se teme que esta obra ocasione la pérdida del 25% de los recursos acuáticos de Egipto. Hay que recordar que el 98% de su población se concentra en el valle del Nilo, por lo que cualquier afectación en esta zona tiene efectos en la seguridad alimentaria, en la industria y en la seguridad nacional.

América Latina tampoco ha quedado fuera de estas preocupaciones. No hace mucho, el expresidente Tabaré Vásquez confesó que estuvo tentado de declarar la guerra a Argentina, a raíz de la disputa por la contaminación del río Uruguay.

Como ciudadanos estamos en la obligación de contribuir con el buen uso del agua, evitando su contaminación y derroche. Las campañas de concienciación son cada día más necesarias, y es labor de los padres inculcar a sus hijos el respeto por el medio ambiente y el ciudado de los recursos naturales. En casa debemos predicar con el ejemplo y reparar de inmediato cualquier fuga de agua que pueda presentarse. Una llamada a tiempo al fontanero de Villaviciosa de Odon puede evitar que se pierdan 80 litros de agua en un día, cantidad que puede llegar a 300 litros, si no hablamos de un goteo sino de un hilo continuo de agua desperdiciada.

Trump pone fin a la “guerra fría” pero inicia la “guerra comercial”

Luego de su gira por un Europa, el presidente de los estados unidos ha dejado clara sus intenciones de continuar promoviendo discordia y conflictos alrededor del mundo. Tal y como se esperaba, su visita por las principales capitales europeas le proporciono a los analistas y politólogos muchos tópicos a tener en cuenta para realizar dilucidar la política y estrategias que planea líder de la casa blanca estadounidense. Durante su recorrido, Donald Trump visito Alemania, Helsinki y Gran Bretaña, y, en cada lugar que visito se ocupó de realizar una serie de curiosas y tajantes sugerencias y comentarios que mencionaremos a continuación.

En su encuentro con los principales representantes de la OTAN, el actual presidente de los estados unidos se aboco a fomentar la priorización de la inversión económica en el ámbito militar, determinando que cada país perteneciente a esta organización debe gastar como mínimo el 4% del PIB en este ámbito. En su estadía en Alemania, Trump se mofo de la dependencia de los bávaros por el gas ruso, días más tarde bromeo sobre el tema del Brexit sugiriendo a los ingleses que en vez de negociar dicho trámite deberían pensar en demandar a la unión europea. Por último, finalizo su pintoresco recorrido en Helsinki, donde pacto la paz con su archirrival Putin anunciando el fin de la guerra fría mientras indulgentemente expresaba su preocupación por la rivalidad comercial que representa la unión europea para los estados unidos.

Aunque a simple vista estas declaraciones pueden parecer una retahíla de críticas y comentarios impertinentes, todas estas expresiones cobran sentido al analizar otras actitudes que ha tomado el gobierno de los estados unidos en los últimos meses tales como la restricción de las importaciones de acero, aluminio y otros metales provenientes de Europa, los extraordinarios aranceles que se les impuso arbitrariamente al gobierno de china por supuesta piratería tecnológica, etc. El desequilibrio comercial europeo y asiático para la recuperación económica de los estados unidos es sin lugar a duda el principal objetivo de toda la política que Donald Trump y su gobierno intentan lograr con la visita europea y las restricciones económicas impuestas, generando de esta forma el inicio de la denominada Guerra Comercial, un tipo de conflicto que no debe ser subestimado dado a la vital relevancia del dinero y la economía en todos los países del mundo.

No es la primera vez que los estados unidos propician el inicio de una guerra comercial, puesto que el uno de los presidentes del pasado de este país, específicamente Bush, utilizo el argumento comercial para iniciar la fatídica y ominosa guerra de Irak, la cual actualmente continúa siendo injustificada. Esta política agresiva estadounidense le ha valido la popularidad a este país del norte de américa de ser una nación fanática por los conflictos bélicos tal y como lo expresa el gerente de Fontaneros de urgencia en Alcala quien resalta que el presidente de los estados unidos debería intentar medidas y estrategias más nobles y dignas para lograr contrarrestar los embastes de los desfalcos económicos.