Las guerras menos mediáticas: guerras del agua

Los conflictos armados generaran infinidad de reacciones a nivel internacional. Las instituciones supranacionales se movilizan y los países no implicados directamente intentan mediar o tomar cartas en el asunto para evitar la extensión de las disputas.

Pero hay otro tipo de guerra más silenciosas, que pasan desapercibidas salvo cuando desencadenan un guerra con armas. Guerras que, sin embargo, provocan miles y miles de muertes, que generan hambrunas y empobrecen aún más a poblaciones ya muy castigadas. Son las guerras del agua, Terribles, porque matan poco a poco y siempre a los más débiles, a los más desfavorecidos.

No hace mucho contemplábamos como en dos estados de la India se desencadenaban violentos disturbios: la razón, el reparto del agua de un río que hay entre ambos estados. Mientras uno calmaba su sed otro moría, un lugar donde no es necesario ni un servicio de reparación lavadoras Madrid ni de desatascos Barcelona, porque, sencillamente no tienen agua ni para el consumo más esencial.

Pero lo ocurrido en India no es nada si se compara con la situación en África, donde las sequías y la escasez del líquido elemental han provocado infinidad de conflictos por el control de las escasas fuentes de agua. Conflictos silenciosos, pero que han enfrentado a tribus y países enteros, porque al fin y al cabo, del agua depende su subsistencia.

Y los que no se metían de lleno en esos conflictos, que muchas veces no se han resuelto precisamente por la vía diplomática, tenían que abandonar sus casas sin posibilidad de regresar, porque lo único que encontrarían sería muerte.

Y lo peor es que todo parece indicar que esos conflictos pueden extenderse por el mundo. La razón es muy sencilla: cada vez hay menos recursos naturales y el agua empieza a ser un bien muy, muy escaso. Y en esta situación de poco servirá llamar a cerrajeros Benidorm para reforzar la seguridad de casa y marcharnos a otro lugar donde no haya escasez, porque la escasez estará en todas partes.